RUTA DE LOS CRIADORES DE VINO FINO

En la quietud de las bodegas de El Puerto (OSBORNE Y Cía.; Luis CABALLERO; Emilio LUSTAU; Fernando A. de TERRY (Grupo Domecq); González OBREGÓN; GRANT, Las Siete Esquinas; Gutiérrez COLOSÍA; Miguel M. GÓMEZ; 501 de El Puerto; C. y J. de TERRY) se crían por el tradicional y clásico sistema de “criaderas y soleras» unos vinos que van desde el pálido y seco Fino, a los azucarados Pedro Ximénez y Moscatel, pasando por los Amontillados punzantes y exquisitos y los aromáticos y viejos Olorosos.

El vino Fino está considerado como una joya de la vitivinicultura mundial, y ello es debido a que se trata de un vino que goza de crianza biológica. Un caso singular en el universo vitivinícola.

Las condiciones climáticas son especialmente importantes para la crianza del vino Fino. La cercanía y la orientación, abierta al Atlántico, de los tierras vitícolas de El Puerto confieren a sus mostos características singulares de sabor y fragancia.

El vino Fino es único e incomparable y El Puerto es, por su situación costera y fluvial, la ciudad más favorecida por la naturaleza para la crianza de este vino ecológico y biológico.

El Puerto es conocido como “la ciudad del vino Fino”.

Todas las bodegas de la Ruta de los Criadores de Vino Fino que elaboran vinos amparados en la denominación de origen Jerez-Xérès-Sherry, le permitirán adentrarse en la fascinante cultura de este vino: su crianza biológica bajo “velo de flor”, su peculiar sistema de «criaderas y soleras», su rica arquitectura bodeguera, su interesante historia, sus técnicas de cata y degustación, sus combinaciones gastronómicas,…..